Potasio

« Volver al Diccionario

El potasio es un elemento químico, que cargado positivamente, abunda en el líquido intracelular del organismo humano.

Está involucrado en el mantenimiento del equilibrio normal del agua, el equilibrio osmótico entre las células y el fluido intersticial y el equilibrio ácido-base, determinado por el pH del organismo.

El potasio también está involucrado en la contracción muscular y la regulación de la actividad neuromuscular.

Una disminución importante en los niveles de potasio sérico conocida como hipokalemia, puede causar condiciones potencialmente fatales  con resultado a menudo de situaciones como diarrea, diuresis incrementada, vómitos y deshidratación. Los síntomas de deficiencia incluyen: debilidad muscular, fatiga, astenia, calambres, a nivel gastrointestinal: íleo, estreñimiento, anormalidades en el electrocardiograma, arritmias cardiacas, y en causas severas parálisis respiratorias y alcalosis.

La hiperkalemia, o aumento de los niveles de potasio, es uno de los trastornos electrolíticos más graves y puede ser causado por aumento del aporte (oral o parenteral: vía sanguínea), redistribución (del líquido intracelular al extracelular) o disminución de la excreción renal. Las principales manifestaciones clínicas son cardiovasculares: con cambios en el electrocardiograma, arritmias ventriculares y asístole (paro cardíaco), a nivel neuromuscular: parestesias, debilidad, falla respiratoria y a nivel gastrointestinal náuseas y vómitos.

« Volver al Diccionario